Día mundial de la biodiversidad

La biodiversidad: aliada para frenar pandemias

@CalaixAmbiental >> ¡Hoy 22 de mayo te deseamos feliz Día Mundial de la Biodiversidad! Dejamos nuestra breve crónica del encuentro online organizado por la Fundación Biodiversidad, La biodiversidad: aliada para frenar pandemias, un ineludible evento en el que han intervenido Fernando Valladares, científico del CSIC, Julio Díaz, experto de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III y Jorge Marquínez, director general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación del MITECO. Más de 5.200 personas hemos seguido a través de las redes sociales esta charla moderada por Cristina Monge, politóloga, asesora ejecutiva de Ecodes y profesora de Sociología en la Universidad de Zaragoza.

“Nuestro planeta necesita que pongamos freno a todas las acciones que desencadenan la pérdida de biodiversidad. Debemos impulsar un cambio profundo y transformador en nuestros sistemas productivos y en nuestra forma de relacionarnos con los recursos naturales. La biodiversidad es la gran vacuna que necesitamos.” Este ha sido el mensaje del vídeo introductorio al evento.

Y es que la diversidad de especies es la clave para que la vida en la Tierra se mantenga, se regule y se regenere, gracias a la gran variedad de procesos y ciclos que todas las distintas especies entrelazadas desarrollan. Por ende, es la base para mantener la salud de las personas, en tanto que —como todas las especies— formamos parte y dependemos de este gran “equipo” que es la biosfera.

biodiversidad

Fernando Valladares. El papel protector de la naturaleza frente a las pandemias

Entre sus múltiples funciones, la biodiversidad mantiene las concentraciones víricas a niveles de bajo riesgo nos cuenta Fernando Valladares. Es decir, en ecosistemas con muchas especies y que no estén fragmentados, aislados o degradados los propios procesos de regulación de la naturaleza equilibran la proporción de especies, incluyendo los patógenos. Esto ha quedado ilustrado con varios ejemplos, como una investigación en EEUU que ha hallado cómo a medida que se incrementa la biodiversidad de aves disminuye el contagio del virus del Nilo. También se ha presentado cómo los predadores contribuyen a regular los patógenos en la especie depredada.

De hecho, en este blog ya hablamos de la relación entre biodiversidad y pandemias en dos posts anteriores (Receta para pandemias en 10 pasos y #COVID19), en ambos encontraréis referencias a artículos de Fernando Valladares donde detalla dicha relación.

En definitiva, Valladares ha destacado que el funcionamiento de los ecosistemas es un modelo maravilloso de coexistencia que se apoya en la diversidad de especies y de funciones, todas ellas interconectadas. Algo de lo que formamos parte y de lo debemos aprender para convivir de forma durable en el tiempo, tal y como ha hecho a lo largo de millones de años la naturaleza.

Julio Díaz. Influencia de los factores ambientales en la incidencia, gravedad y propagación del COVID-19: líneas de investigación y futuras actuaciones

Actualmente, se están llevando a cabo distintos estudios sobre cómo influyen la temperatura y la humedad sobre la propagación del COVID-19, aunque por el momento los resultados obtenidos apuntan a que estos dos factores no son especialmente determinantes, ha manifestado Julio Díaz. En cuanto a la contaminación atmosférica, se trata de un factor que genera y agrava enfermedades respiratorias, esto explica que en las ciudades más contaminadas la afección por COVID-19 sea más pronunciada. De hecho, la baja calidad del aire está detrás de otras muchas patologías, además de las respiratorias, como el estrés o la obesidad.

Díaz ha propuesto soluciones articulada de forma local para problemas globales. Además ha añadido que la actuación para hacer frente a las problemáticas ambientales que vivimos se debe de hacer de forma integrada. “No podemos afrontar cada problema con una visión muy exclusiva” y es que la contaminación atmosférica, las olas de calor o los patógenos son aspectos interrelacionadas que debemos enfrentar con una visión transversal.

Jorge Marquínez. La conservación de la biodiversidad como respuesta a la crisis sanitaria y medioambiental

En esta ponencia hemos podido conocer a Jorge Marquínez, director de una nueva dirección dentro del MITECO: la Dirección general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación. Esta presentación ha contextualizado el nivel de impactos que la humanidad, con ya 7.800 millones de personas, causamos sobre la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera, con la alarmante cantidad de 1 millón de especies en peligro de extinción. También ha expuesto que como sociedad con fuertes impactos sobre animales y ecosistemas somos muy vulnerables a las enfermedades zoonóticas, como es el caso del COVID-19.

“Necesitamos un impacto fuerte para reaccionar”, ha expuesto Marquínez, observando la situación actual como una ventana de oportunidad. España tiene una gran responsabilidad en cuanto a la respuesta para proteger la biodiversidad, ya que alberga más del 50% de diversidad de especies en Europa. En este sentido, desde la nueva Dirección general se han trazado 7 líneas de actuación prioritaria:

  • Que la biodiversidad pase de ser una materia ornamental a ser una materia central del discurso social.
  • Promover la ciencia como clave para comprender a fondo nuestros problemas.
  • Restaurar y recuperar ecosistemas, ya que la degradación es tan grande que ya no es suficiente con la sola preservación.
  • Reforzar las medidas en favor de la biodiversidad marina.
  • Frenar el tráfico ilegal de especies.
  • Una actuación transversal por parte de todos los actores de la sociedad en conjunto.
  • Trazar alianzas a nivel internacional.

Otras cuestiones a debate

El encuentro se ha abierto ante las preguntas formuladas a través de las redes sociales por el público. Una cuestión relevante que ha surgido es: ¿cómo podemos sumar la ciudadanía a favor de la biodiversidad (pese a que nos parece que poco podemos hacer para frenar la deforestación o la degradación ambiental)? En este sentido, Fernando Valladares ha apuntado la importancia del optimismo y de la motivación para el cambio hacia otras formas de vivir más respetuosas, reclamando políticas valientes que no prioricen la economía por delante de la salud.

“Debemos cifrar la felicidad en algo diferente al consumo alocado” ha añadido Jorge Marquínez, posicionándose a favor de consumo responsable. Un punto de visto que nos parece de lo más pertinente, ya que en efecto sí que podemos actuar para evitar la pérdida y degradación de hábitats: no comprando todos estos productos que promueven la degradación ecológica, la crisis climática, etc. (cómo por ejemplo evitando productos de ganadería industrial, véase el post Alimentación con baja huella de carbono).

También se ha abordado el papel de la educación ambiental. Julio Díaz ha destacado la importancia de transmitir de forma clara a la ciudadanía por qué debemos hacer cambios en pro del medio ambiente. Una educación que además debería llegar a todos los sectores de la población, en vez de quedarse sólo en los círculos más concienciados. Por su parte Jorge Marquínez ha resaltado la necesidad de replantear la educación ambiental como un conocimiento que impregne todo el currículo, que permita comprender en profundidad cómo funcionan los ecosistemas en los que vivimos, es decir, que no se trate sólo de una materia complementaria dentro de la educación actual, enfocada en el mercado.

Al final de la sesión se ha tratado la cuestión del posible riesgo para la salud y el medio ambiente derivada del uso de productos de desinfección y del consumo masivo de plásticos. Julio Díaz ha alertado que debemos ir con mucho cuidado acerca de las dosis utilizadas, puesto que los productos viricidas —como el ozono— también son nocivos para humanos, recordándonos que el ozono troposférico mata unas 500 persona al año.

“Ecosistemas, complejidad, interdependencia, redes…” estas son las palabras clave que muy acertadamente ha destacado para concluir Cristina Monge. Son conceptos que nos recuerdan que la biodiversidad no tiene nada que ver con un decorado, es mucho más que eso: es la variedad de organismos que con los procesos y ciclos que desarrollan constituyen el fascinante entramado de la vida en nuestro planeta.

Clara Montaner Augé. Ambientóloga – 22 de mayo de 2020

P1030562

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s