¿Cine con valores?

Un pequeño ejercicio para unas vacaciones atípicas

@CalaixAmbiental >> Sin poder inaugurar la temporada de playa, sin escapadas a la montaña, sin operación salida ni operación regreso… estas vacaciones de Semana santa son completamente atípicas. Seguimos confinadxs en casa para frenar la COVID19. Son momentos para el descanso pero también para la reflexión (algo de lo que hablamos en el anterior post La disyuntiva entre regirse por el principio de “tonto el último” o bien apostar por tejer relaciones positivas).

Sin duda, estos días incluirán alguna velada de cine. ¿Podríamos aprovechar para combinar una actividad lúdica como ver una película con una crítica a nuestros valores culturales? Yo creo que sí. Por ello propongo un ejercicio: puntuar las películas (o series) que veamos según 3 criterios. Cada criterio se puede valorar en: rojo, si no se cumple en absoluto; amarillo, si se cumple parcialmente; o verde, si se cumple totalmente. El reto sería encontrar casos que cumplan plenamente los 3 criterios, pero ¡no será fácil! Vamos a explicar cada criterio y a valorarlo con un ejemplo de cine mainstream: The Matrix (1999). 

CRITERIO 1. Valores de diversidad y respeto

En este criterio se incluye la equidad por razón de género, orientación sexual, etnia, clase, diversidad funcional, y un largo etcétera. Buscamos narrativas que rehuyan estructuras de dominación y dualismos, es decir, donde un tipo de personas se presenta como “mejor” que otro. Desgraciadamente, abundan las películas (y series) con dejes machistas, racistas y heteropatriarcales. Son recurrentes ciertos estereotipos, comos hombres blancos heterosexuales ocupando los lugares de poder (lo que la economista feminista Amaia Pérez Orozco designa como el estereotipo BBVA, blanco, burgués, varón y autónomo funcionalmente). Estos puestos de poder a la vez ostentan la supremacía sobre estratos de población considerados inferiores que quedan sometidos. En el cine las mujeres suelen aparecer menos, relegadas a la vida privada y valoradas principalmente por sus atributos físicos.

Tampoco se refleja ni se suele valorar la pluralidad entre personas, en cuanto a diversidad funcional, formas del cuerpo fuera del patrón convencional, riqueza cultural, etc. Otro aspecto que podemos preguntarnos, es cómo se trata a otras especies en la trama, si son respetadas o por contra maltratadas, siendo muy recurrentes los insultos en relación a los animales, que generan un imaginario de desdén hacia nuestros parientes animales: “lo trataron como a un perro”, “eres una zorra” (que a la vez ofende a animales y mujeres), “eres un cerdo”…

A The Matrix le doy un rojo en este criterio. En términos de equidad de género: los personajes son la mayoría hombres, con contadas excepciones entre las cuales aparece “la mujer del vestido rojo”, un diseño virtual marcadamente cosificado para generar el deseo masculino (visión muy pobre y que contribuye a abalar la violencia sexual). Nada de diversidad funcional, mayores o LGTBI. Se puede apreciar positivamente una cierta gama racial, sin embargo, le voy a dar un rojo por todo lo dicho. Además, creo que tratar a Neo como “el elegido” contraviene la diversidad. Podrían haber planteado: “Formaremos un equipo con diferentes habilidades, aprenderemos unxs de lxs otrxs y cooperaremos”. Pero prefirieron posicionar al héroe en un pedestal de importancia y al resto por debajo.

semafor

CRITERIO 2. Comprensión de la red de la vida

La esencia de la vida es el entramado de millones de especies (incluyendo la nuestra), donde cada una con su particular biología y comportamiento contribuye al mantenimiento de las dinámicas ecológicas y de los ciclos de la vida. Como todo arte, el cine tiene la finalidad de generar emociones mediante un lenguaje creado por y para humanos. Así, podríamos discutir que no todas las películas tienen por qué reflejar nuestra dimensión ecológica. Sin embargo, siendo nuestra realidad biológica y nuestros vínculos con otras especies algo tan fascinante como ineludible, me parece muy sintomático que no haya apenas películas hablando de ello. “Los humanos (…) vivimos encerrados en nuestra burbuja antropocéntrica y nos cuesta admirar algo que no sea nuestro ombligo”, en palabras de la filosofa, profesora y escritora Marta Tafalla, en su libro Ecoanimal (Plaza y Valdés, 2019).

En el séptimo arte los ecosistemas suelen ser subestimados en alguna de estas cuatro líneas: (1) se ocultan, transcurriendo la acción en planos urbanos y dando por hecho los fenómenos naturales que sustentan la vida; (2) aparecen como un mero decorado desvinculado de la trama y sin ningún atributo de procesos ecológicos ni relaciones entre especies; (3) se muestran como recursos o instrumentos a explotar; (4) se declaran como “prescindibles”. En este cuarto supuesto encontramos a The Matrix, que presenta una Tierra completamente yerma dominada por las máquinas y con los humanos viviendo bajo tierra. Poco asimilaron los guionistas en las clases de ciencias naturales, puesto que la desconexión de la especie humana de los ecosistemas es inviable (como un hígado viviendo desconectado del cuerpo). Esta es una pesadilla recurrente entre las muestras de ciencia-ficción, lo que tiene mucho de ficción pero nada de ciencia, por lo que se me ocurre que tendría sentido rebautizar al género como tecno-ficción.

semafor

CRITERIO 3. Cultura de paz

La Cultura de la paz consiste en una serie de valores y actitudes que rechazan la violencia y previenen los conflictos y sus causas mediante el diálogo y la negociación entre personas, grupos y naciones (ONU, 1998). Cuando oigo la palabra guerra se me estremece todo el cuerpo. No genera en mi ni un solo estímulo positivo, dado que la asocio rápidamente a sufrimiento y destrucción. Ya sea porque hemos disfrutado de lo feliz y reconfortante de una cotidianidad sin conflictos armados o, por el contrario, porque precisamente algunas personas como nuestros mayores han vivido sus horrores, nadie que esté en sus cabales desea padecer una guerra. Entonces, ¿por qué tenemos un tan amplio abanico de películas que mitifican el mundo bélico?

Hay un género entero dedicado a la guerra, pero es que además otros, como la acción o la ciencia ficción parece que sólo puedan existir combinados con las armas y los puñetazos. Aquí se sitúa nuestro ejemplo de hoy, The Matrix, donde se pueden apreciar todo lujo de peleas y con el argumento entero girando entorno a una guerra (contra las máquinas, sí, pero sigue siendo una guerra). Le doy un rojo en cultura de paz. Lo mismo les daría un rojo a otros muchos largometrajes que, aunque no se centren en muertes y batallas resuelven cualquier problema mediante la fuerza y la violencia en vez de recurrir al diálogo y a la ayuda mutua.

semafor

¿Qué película crees que merece tres verdes?

Yo no he sido capaz de recordar ninguna película que merezca tres vedes, por lo que tengo mucha curiosidad acerca de los ejemplos que encontréis. Se me ocurren tres muy conocidas que ponen de manifiesto la red de relaciones ecológicas pero presentan otras limitaciones: Avatar (2009) refleja de forma muy sugerente las interconexiones entre especies, pero se trata de una película de guerra; Una vida a lo grande (2017) recapacita acerca de nuestros impactos ambientales y sobre otros temas relacionados con el criterio 2, como el clasismo y la inmigración, pero mantiene otros dejes machistas y el final se aleja de la comprensión ecológica de nuestra especie; El rey león (tanto la versión de 1994 como la de 2019) plantea la importancia de los ciclos de la naturaleza y corea el lema “vive y deja vivir”, sin embargo estructura su argumento sobre relaciones jerárquicas que poco tienen que ver con las redes de la vida, sino que son reflejo de una organización social humana en base a monarquías u oligarquías.

Aunque no salgan multitud de verdes, el ejercicio planteado puede ser útil para considerar cuestiones como: ¿En qué medida la exacerbación de la violencia, la discriminación y la negación de la red de la vida nos induce a perpetuar comportamientos dominadores? o bien ¿Cómo podemos contribuir a generar alternativas en el mundo audiovisual? Cabe destacar el cine de denuncia, que retrata situaciones de opresión o discriminación, pero también necesitamos construir idearios alternativos de respeto y equidad. Y en este segundo sentido faltan propuestas.

En definitiva, hemos hablado de tres criterios entrelazados por el respeto y la cooperación. De hecho, se podrían llegar a simplificar en un solo criterio: ¿Está X película pensada en clave colaborativa, inclusiva y holística o bien en clave individualista, discriminadora y dual? Algo que queda muy bien recogido en el meme siguiente. ego-eco2

Me encantaría disfrutar de nuevas narrativas que plasmaran este enfoque de convivencia y utilizaran los estimulantes efectos especiales para ilustrar los procesos de la vida –y no sólo explosiones y destrucción–. Imagino historias de autoconocimiento y de empatía interpersonal e interespecie en el “jardín-huerto ecofeminista” que describe la filósofa, profesora y escritora Alicia Puleo en Claves Ecofeministas (Plaza y Valdés, 2019). Y tú ¿cómo imaginas otros posibles géneros y películas?

Clara Montaner Augé. Ambientóloga – 9 de abril de 2020

One thought on “¿Cine con valores?

  1. Un pas endavant de l’autora, portant a observar qualsevol activitat de lleure i de cultura, passant pel filtre de 3 criteris que ens acostarien a un món millor : respecte a la pluralitat, consciència de la importància de que som una espècie més i cultura de pau !
    Chapeau !!!

    Liked by 1 person

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s