Balance ambiental de 2018

Noticias ambientales que nos ha dejado 2018

@CalaixA > Otro año se despide del calendario. En materia de medio ambiente, ¿cuáles han sido las noticias más destacadas? Aquí relatamos algunos de los hechos ocurridos a lo largo de 2018, repartidos en cuatro grandes temáticas: 1) cambio climático, 2) pérdidas de biodiversidad, 3) residuos y 4) un pequeño mix de buenas noticias ambientales para terminar.

1) El cambio climático ya produce efectos muy aparentes en el planeta

El cambio climático ya no representa sólo una preocupación sobre sus efectos en el futuro sino una realidad actual con impactos ya apreciables. Para contextualizar la magnitud del problema empecemos por distintos récords batidos en 2018:

  • CAUSAS. Las emisiones fósiles anuales siguen creciendo y han alcanzado un nuevo máximo absoluto en el año concluido, según un informe divulgado por la iniciativa Global Carbon Project y la Universidad de East Anglia, Reino Unido, que coinciden con los datos de la Agencia Internacional de Energía. En lo que va de siglo, la generación de estos gases creció a un ritmo cercano al 3% anual hasta 2010, cuando el incremento se ralentizó y hasta se paralizó entre 2014 y 2016. Pero las emisiones de nuevo ascendieron en 2017, en un 1,6%, y se estima que en 2018 han crecido un 2,7%, pese a los compromisos internacionales, con mayores aumentos en numerosos países como India (6,3%), China (4,7%) y EEUU (2,5%) (Antonio Cerillo, La Vanguardia, 10 de diciembre de 2018). En España, según datos de 2017, las emisiones crecieron un 4,4% (Manuel Planelles, El País, 9 de julio de 2018). Las fuentes citadas señalan como principales causas de emisiones en el mundo: el transporte, la industria (que además recientemente ha experimentado un resurgimiento de la quema de carbón en algunos estados), la agricultura intensiva, y también se apunta a la ganadería, superando su contribución actual a la del transporte (Oliver Milman, The Guardian, 21 de desembre de 2018).
  • HECHOS. La concentración de gases de efecto invernadero ha alcanzado un nuevo máximo (de 405,5 partículas por millón), sólo comparable al registrado hace entre tres y cinco millones de años, de acuerdo a datos de la Organización Meteorológica Mundial o WMO en inglés (Agencia EFE, 22 de noviembre 2018; consulta aquí el boletín de la WMO). En este informe, además de señalarse las causas ya descritas del récord, se añade el papel de la deforestación, que implica menores tasas de absorción de CO₂, contribuyendo al aumento de las concentraciones de este gas en la atmósfera.
  • CONSECUENCIAS I. Este año en distintos puntos del planeta se han padecido fenómenos meteorológicos extremos, destacando las olas de calor. Así pues, se han batido distintos récords relativos a las temperaturas (Omini Sengupta, Tiffany May y Zia Ur-Rehman, The New York Times, 31 de julio 2018), algunos de ellos son:
    • Se registraron en la ciudad argelina de Ouargla, temperaturas de 51ºC en julio (la máxima histórica registrada en África).
    • En Nawabshah, Pakistán se alcanzaron los 50ºC en abril.
    • En Hong Kong las temperaturas se elevaron por encima de los 32ºC durante dieciséis días consecutivos en mayo.
    • Oslo vivió también dieciséis días consecutivos con más de 30ºC, en lo que fue el mes de mayo más caluroso de los últimos 100 años.
    • Estados Unidos continental padeció el mayo más caluroso de su historia.
    • En el Círculo Polar ártico se alcanzaron los 32ºC en verano.
  • CONSECUENCIAS II. El cambio climático hoy ya representa la primera causa de migraciones en el mundo: de 26 a 40 millones de personas al año, por desastres como inundaciones, sequías o fenómenos meteorológicos extremos ligados con el recalentamiento de la Tierra. La ONU estima que, en 2050, habrá unos 200 millones de personas desplazadas por estos impactos catastróficos en todo el mundo (Javier Gregori, Cadena SER, 21 de octubre de 2018).
IMG_20180422_120524 (2).jpg

Suelo seco cerca de Oviedo, Asturias. Fuente propia.

A un año de que el Acuerdo de París entre en vigor y con el objetivo principal de cerrar un reglamento para implementarlo, el pasado octubre se celebró la Cumbre del Clima (COP24) de Katowice, Polonia. No obstante, los acuerdos sellados han sido de mínimos y se han eludido referencias numéricas en torno a las reducciones necesarias (Público, 16 de diciembre de 2018).

De hecho, a día de hoy sólo 16 de los 197 países que firmaron el Acuerdo de París cumplen sus compromisos. Son Argelia, Canadá, Costa Rica, Etiopía, Guatemala, Indonesia, Japón, Macedonia, Malasia, Montenegro, Noruega, Papúa Nueva Guinea, Perú, Samoa, Singapur y Tonga. Por ello se estima que para 2030 el calentamiento global promedio estaría entre 2,7 y 3,7°C, de acuerdo a un estudio realizado por la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres y del Instituto de Recursos Mundiales (Ecoinventos, 2 de noviembre de 2018). Son cifras que se alejan mucho de aumento de 1,5ºC que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) alerta que no se debería superar para evitar daños irreparables en el medio ambiente (Europa Press, 8 de octubre de 2018).

No figura entre los estados que hacen los deberes España, a falta de normativa y políticas referentes al cambio climático, si bien Ministerio para la Transición Ecológica presentó en noviembre el borrador de la futura ley de Cambio Climático. Como medidas a destacar, la ley incluiría el cese de la venta de nuevos coches de gasolina, diésel e híbridos a partir del 2040. También se dejarían de otorgar autorizaciones para exploraciones de yacimientos de energías fósiles, incluida la prohibición explícita de práctica del fracking, y quedarían prohibidos los nuevos subsidios al consumo de hidrocarburos a partir de la entrada en vigor de la ley. No obstante, el borrador no determina medidas concretas de fiscalidad ambiental para las emisiones, ahora ya tan necesarias (Antonio Cerillo, 13 de noviembre de 2018).

Actualmente Cataluña y Baleares se postulan como pioneras en esta materia. Por su lado, la Ley catalana de cambio climático aprobada en agosto de 2017 –inicialmente suspendida por el Tribunal Constitucional pero la suspensión fue levantada en abril de 2018, excepto para el artículo sobre la prohibición del fracking– prevé implantar un impuesto al CO₂ de los coches en 2019 y otras medidas de fiscalidad ambiental como grabar las emisiones portuarias de grandes barcos. Mientras que el Proyecto de ley de Cambio Climático y Transición energética de Baleares determina que, a partir de 2025 no se podrán matricular nuevos vehículos diesel en las islas, limitación que se extenderá en 2035 a vehículos de gasolina y gasóleo, y establece como objetivo alcanzar un 100% de consumo de energía renovable para 2050 y un objetivo intermedio del 35% para 2030, frente al 2 % actual (EFE, 24 de agosto de 2018).

En definitiva, el cambio climático ya está sucediendo, queda por ver hasta qué punto actuamos en pro de nuestra propia supervivencia y detenemos las emisiones de gases de efecto invernadero, o simplemente nos entregamos a la adicción a los hidrocarburos, limitándonos a observar qué tan destructivos e irreversibles pueden llegar a ser los rápidos efectos del cambio climático sobre la vida en la Tierra.

Por ello, cada vez son más los colectivos ciudadanos que exigen cambios drásticos sobre el actual modelo, altamente insostenible, frente el inmovilismo de los estados y de los poderes fácticos. En este sentido, es muy interesante el nuevo movimiento social, Extinction Rebellion, surgido hace pocos meses en Reino Unido y que empieza a extenderse a otros países, que tiene por objetivo activar a la ciudadanía y presionar a los gobiernos de todo el mundo para que actúen urgentemente ante la emergencia climática (Marcos Rivero, 15/15\15, 2 de diciembre de 2018).

2) Pérdidas de biodiversidad a gran escala

A lo largo de este año se han publicado distintos estudios que alertan de la rápida pérdida de biodiversidad en todos los continentes, debido principalmente a la destrucción directa de hábitat, los efectos del ya citado cambio climático y la contaminación del medio. En Europa, como también en el continente americano, según la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios a los Ecosistemas (IPBES) de la ONU, la principal causa de la disminución de la biodiversidad es el modelo agrícola dominante de monocultivos y los biocidas y fertilizantes sintéticos asociados, a los que se atribuye mayormente la disminución de casi el 80% del número de insectos en Europa en las últimas décadas. (IPBES, marzo 2018; Le Monde, 26 de marzo de 2018); de hecho, la pérdida masiva de biodiversidad de invertebrados se está documentando en muchos lugares del planeta (eldiario.es, 30 de diciembre de 2018).

Dicha tendencia, desgraciadamente, no representa una novedad, pero cabe considerar algunos datos recientes ciertamente alarmantes. Para empezar, el informe Planeta Vivo de WWF, edición de 2018, ha publicado que las poblaciones salvajes de vertebrados han disminuido cerca de un 60% en los últimos 40 años y sitúa nuestra huella ecológica en 1,7 planetas Tierra, lo que muestra que llevamos un estilo de vida claramente insostenible, siendo la huella aún muy superior en los países industrializados (por ejemplo, en España se estima de cerca de 3 veces su superficie).

En relación al efecto del cambio climático sobre la pérdida de especies, incluso sin superar un incremento de las temperaturas de 2°C, se podrán extinguir el 25% de las especies a nivel mundial a finales de este siglo, según el informe Vida silvestre y calentamiento global elaborado por WWF, la Universidad de James Cook de Australia, y el Centro Tyndall de Investigación para el Cambio Climático en la Universidad de Anglia del Este, Reino Unido. El estudio pronostica que la región mediterránea será de las más vulnerables, donde cerca del 60% de especies vegetales y entre el 45 y el 60% de mamíferos podrán haber desaparecido, si no se consigue mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. También en el peor de los escenarios sugiere que en 2080 lugares tan ricos en biodiversidad como son el Amazonas o las Galápagos podrán quedarse sin hasta el 50% de sus plantas y animales (i-ambiente, 23 de marzo de 2018).

P1010400b.jpg

Conolophus pallidus (iguana de Santa Fe, Galápagos), especie en peligro de extinción. Fuente propia.

En el caso de Cataluña, como en muchos otros lugares, se ha constatado una disminución reciente de las poblaciones de pájaros, mariposas, mamíferos, reptiles y anfibios. Así pues, de acuerdo con el Informe sobre el estado del Medio Ambiente en Cataluña, durante el periodo 2011-2015, para las 258 especies de animales salvajes monitorizadas sus individuos han descendido en un 13% de promedio, a pesar de que la superficie protegida en Cataluña ha aumentado en 3.928 hectáreas (Diputació de Barcelona, 28 de junio 2018).

Recordemos que el pasado marzo murió en Kenia el último macho de rinoceronte blanco del norte (National Geografic, 20 de marzo de 2018). Pérdidas como esta deberían de evitarse a toda costa, no sólo por el inmensurable valor intrínseco de cada especie y por el derecho que cada una tenemos de vivir, sino también porque con cada pieza sustraída de la red de relaciones que conforma un ecosistema éste se simplifica, se debilita y, con ello, será cada vez menos resiliente a los cambios y perturbaciones (es decir, tendrá menos capacidad de adaptarse y/o de recuperarse ante impactos que lo desequilibren). Así pues, es importante tener en cuenta que la especie humana, como todas las especies, dependemos de la biodiversidad para satisfacer nuestras necesidades vitales a través de los servicios que generan los ecosistemas: alimentos, renovación del aire y del agua limpia, mantenimiento del ciclo de nutrientes, etc.

3) ¿Se acerca el principio del fin de la proliferación de residuos?

2018 ha sido un año marcado también por chocantes noticias sobre la contaminación de residuos en los ecosistemas, especialmente en cuanto a plásticos. Por ejemplo, el caso del cachalote de casi diez metros que apareció muerto cerca del faro de Cabo de Palos, Murcia, el pasado 27 de febrero, a causa de los 29 kg de residuos plásticos contenían su estómago e intestino (LaVerdad.es, 5 de abril 2018); o que en marzo, gracias a los estudios de The Ocean Cleanup Foundation, conocimos las gigantescas dimensiones de la mancha de plásticos del pacífico norte (BBC, 24 de marzo 2018). Sobre la problemática de los plásticos, sus efectos en los ecosistemas y la salud, y las respuestas para hacerle frente por parte de ciudadanía, ONGs y estados escribí más a fondo en el artículo Drowning in Blue, por lo que no me extiendo al respecto.

Cabe decir que la Unión Europea, ha puesto recientemente la cuestión de los residuos en su agenda, por lo cual son muy destacables estos hitos:

  • Los Estados miembros de la UE aprobaron en mayo nuevas normas con unos objetivos reducción de los residuos que acaban en vertederos hasta el 10% en 2035 y de reciclado para los residuos municipales de: 55% en 2025, 60% en el 2030 y 65% en 2035 (en España, sólo se recicla el 29% de los desechos urbanos). Igualmente se han determinado objetivos concretos aún más ambiciosos para cada una de las fracciones de recogida (Comisión europea, 22 de mayo de 2018). Estas medidas ya fueron acordadas por los Veintiocho y la Eurocámara en diciembre de 2017 (Europa Press, 18 de diciembre de 2017).
  • El Parlamento europeo propuso prohibir los plásticos de usar y tirar para el 2021. Pajitas, agitadores de bebidas, cubiertos y platos de plástico, bastoncillos de algodón, etc. tendrán que ser sustituidos por opciones biodegradables. Complementariamente, la directiva en preparación establecerá estos objetivos y medidas (Antonio Cerillo, La Vanguardia, octubre de 2018):
    • Los estados miembros deberán lograr una reducción del 25% en el consumo de envases de alimentos y vasos para bebidas y el 90% de las botellas deberán ser recogidas selectivamente en 2025.
    • Se regulará el uso de plástico en la pesca, causante de un 27% de la basura marina que se encuentra en las playas europeas.
    • Los fabricantes de productos de un solo uso verán ampliada su responsabilidad, para afrontar no solo los costes de la gestión y reciclado, sino también la limpieza de residuos en el medio.
    • Los residuos de los filtros de cigarrillos deberán reducirse en el 50% para 2025 y el 80 % para 2030 (una colilla puede contaminar entre 500 y 1.000 litros de agua).
IMG_20180429_204518 (2).jpg

Envases plásticos. Fuente propia.

De todas formas, muchos cabos sueltos siguen siendo objeto de discusión: ¿no son energéticamente hablando poco eficientes los procesos de reciclado en comparación con la reutilización?  ¿Cuándo se frenará el sobreenvasado de todo tipo de productos? ¿Cómo se harán realidad las exigencias de la UE expuestas? En cuanto a esta última cuestión, distintas iniciativas como la futura implantación del Sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR) en Navarra, gracias al nuevo Proyecto de Ley Foral de Residuos y su fiscalidad, aprobado por el Parlamento de Navarra en junio de 2018, o la recogida puerta a puerta, implantada en distintos municipios de Cataluña así como de la Comunidad de Madrid se postulan como posibilidades a tener muy en cuenta, dados sus elevadas ratios de separación de fracciones en comparación con los sistemas clásicos de recogida en contenedores, tal y como ya expuse en el artículo sobre Urbanismo circular.

En relación a los envases, también hay que recordar que un gran número de ellos no son reciclables como nuevos productos plásticos. Hablamos de todos aquellos productos que se componen de una mezcla de distintos polímeros, por lo cual, sus componentes presentan distintos puntos de fusión y no son fáciles de recuperar. Es el caso de muchos envases de alimentación, como bolsas de congelados o bolsas de patatas (documental Plastificats de TV3, emitido el 24 de octubre de 2018).

4) Mix de buenas noticias de 2018

Para terminar con matices de optimismo, éstas son algunas de las buenas noticias que nos deja 2018:

  • Llega el fin del impuesto al sol. El nuevo Real Decreto Ley 15/2018 de transición energética aprobado por el Consejo de Ministros termina con el “Impuesto al Sol” y reconoce el derecho de autoconsumir energía eléctrica sin peajes ni cargos. La nueva norma establece también medidas para intentar cumplir objetivos energéticos de la UE y contra la pobreza energética, entre otros temas (Ovacen, 8 d’octubre de 2018).
  • En la Comunidad Valenciana se ha aprobado una normativa que prohíbe la construcción en toda la franja litoral a menos de un kilómetro de la costa. De este modo se han blindado 7.500 hectáreas en 74 municipios, a pesar de que no se derribarán las viviendas ya existentes y de que se permitirán de forma restringida la construcción en la franja de los 500 a los 1000 m hoteles pequeños y con elevados parámetros de calidad (Isabel Domingo, Las Provincias, 5 de mayo de 2018).
  • En el Parlamento Vasco se han aprobado medidas para para avanzar hacia una mayor protección de los acuíferos frente al fracking. Ya en 2015 la Cámara vasca aprobó una ley contra la controvertida la fractura hidráulica. A pesar de que el Tribunal Constitucional ha anulado después dos de sus artículos, el Parlamento Vasco ha renovado su compromiso contra esta práctica extractiva tan dañina para el medio ambiente y para las personas con las nuevas medidas aprobadas (Equo, 7 de mayo de 2018).
  • Las 26 minas de carbón de Asturias, Aragón y Castilla y León que quedaban en España –12 de ellas en producción– están obligadas a cerrar a partir del 31 de diciembre de 2018, o bien tendrán que devolver los más de 500 millones de euros que han recibido de ayudas públicas. Además, se ha anunciado que 9 de las 15 centrales térmicas que queman este contaminante combustible dejarán de funcionar en 2020 (Manuel Planelles, El País, 29 de diciembre de 2018). También en Alemania ha cerrado la última mina de carbón, ubicada en la cuenca del Ruhr, a pesar de que el país sigue importando este hidrocarburo para satisfacer cerca del 13% de su consumo energético (Segre.com 23 de diciembre de 2018). Para los enclaves mineros que ahora deben transformar su identidad, puede ser inspirador el caso de Loos-en-Gohelle, antiguo pueblo minero francés convertido en un municipio de energía 100% renovable y un referente en bioconstrucción (Equo Aragón, 25 de junio de 2018).
  • En materia de derechos de los animales no humanos se han dado pasos importantes en distintos países. Noruega ha anunciado que eliminará progresivamente las granjas de zorros y bisontes para el comercio de pieles (Moy Marin, blastingnews, 16 de enero de 2018). En Suiza una nueva ley garantiza mayores derechos por medio de medidas como acabar con las granjas ilegales de cachorros, prohibir los dispositivos automáticos que castigan a los perros, o prohibir la práctica culinaria de tirar las langostas vivas al agua hirviendo (Europa Press, 10 de enero de 2018). En Bélgica, en la región de Valonia, se ha aprobado para la protección y defensa animal el Código de Bienestar Animal, una ley que reconoce a los animales como “seres sensibles con necesidades específicas según su naturaleza” y desarrollan avanzados derechos para los mismos a través de medidas como: la necesidad de disponer de un permiso para la tenencia de animales, videovigilancia en mataderos, la prohibición de las jaulas para gallinas, la prohibición de los circos con animales no humanos o nuevos límites en la experimentación científica. Esta completísima ley, que se ha ganado la reputación de ser una de las más avanzadas del mundo, contempla igualmente sanciones sin precedentes para el maltrato animal, con penas de entre 10 y 15 años de cárcel y multas de hasta 10 millones de euros para los delitos más graves. Recordemos que en España, el delito de maltrato animal –reformado y endurecido en 2015– contempla penas máximas de tan solo 18 meses de prisión (Lucía Villa, Público, 31 de octubre de 2018).

Clara Montaner Augé – 2 de enero de 2019

También te puede interesar:

Urbanismo circular: ¿Cómo incidir en la economía circular desde el planeamiento, el proyecto y la gestión urbana?

Drowning in Blue. La invasión de desechos plásticos

Balanç ambiental del 2017

 

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s